Una buena opción que debes considerar como empresa es el reclutamiento de internos. Un interno puede ser de gran apoyo, un futuro colaborador que puede reafirmar la visión y valores de la empresa. Además, tienen energía, flexibilidad, ganas de aprender y contribuir en todo lo que necesites. 

Los internados ofrecen nuevas perspectivas, crean embajadores de marca entusiastas y desarrollan talento crítico. Estas son algunas de las ventajas de contratar internos en una empresa: 

  • Inmenso deseo de aprender: Estos jóvenes suelen estar muy motivados, porque tienen muchas ganas de explorar el mundo laboral y tratarán de dar lo mejor de sí mismos. 
  •  Son creativos e innovadores: Están al día con todas las nuevas tecnologías y tendencias, esto hace que puedan aportar nuevas ideas y metodologías de trabajo.
  • Poca experiencia: Su poca experiencia es la oportunidad perfecta para que tu empresa los capacite de acuerdo con los objetivos y expectativas.
  • Posibles empleados futuros: Son diamantes en bruto. Muchas empresas han encontrado a grandes potenciales que empezaron a trabajar por horas, llegando a convertirse en empleados fijos. 

Así que, ¿qué esperas para contratar un interno? Ellos están deseosos de trabajar, ¡y tú no obtendrás más que ventajas!