fbpx

Designed and built with care, filled with creative elements

Top

Brinda una presentación oral exitosa

Una de las encomiendas que tienen los estudiantes durante su formación académica es realizar proyectos a base de presentaciones orales dentro del aula de clases. A la misma vez, la proyección frente a un público que requiere la misma por parte de los estudiantes provoca temor en estos o que tal vez, los nervios lo traicionen.

 

Por tal razón, anota los siguientes consejos para ya sea que como maestro se lo recomiendes a los estudiantes o como alumno, lo compartas con tus demás compañeros y tengas éxito en la misma.

 

Conoce a tu público
Antes de una presentación, analiza a quién está dirigido. Recuerda que cuanto más se identifique el oyente con tu exposición, mayor será tu influencia.

Considérate uno más en la audiencia
Al crear la presentación, comienza a verbalizarla. Sitúate en el lugar del público y piensa qué conceptos pueden resultar aburridos o incomprensibles. Una vez que los distingas, intenta explicarlos de forma fácil y entretenida. Ten presente que si tú no entiendes el mensaje, menos lo hará el resto.

Ensaya
Una presentación depende, fundamentalmente, del empeño que pongas en ella. Repetir tu discurso una y otra vez en voz alta es una buena manera de internalizarlo y reducir el riesgo de equivocación. Además, practicar te ayudará a lucir confiado ante el público.

Resume datos medulares en la presentación
Muchas veces la exposición oral requiere explicar conceptos difíciles de digerir. Puedes resumir los datos medulares de tu discurso y explícalos de manera simple.

 

Pon en práctica la regla de 10-20-30
Esta regla creada por Guy Kawasaki implica que si una presentación electrónica para dinamizar la exposición, no debe tener más de 10 dispositivas, 20 minutos de duración, ni menos de 30 puntos en el tamaño de letra empleado. Si en tu presentación se requieren más dispositivas, lo importante es realizar buen uso del tiempo y que coloques información que s evea de forma digerida.

 

Puedes comenzar con una historia
Esta táctica funciona como un enganche al resto de la exposición. Debe ser una historia entretenida con la cual todos los presentes puedan identificarse. Captar el interés desde un principio e introducir las ideas principales de forma amena te ayudará a controlar la presentación.

Mantén contacto visual
Mirar directamente a los ojos es la forma más efectiva de persuadir. Quienes te escuchan deben sentir que el discurso se pensó especialmente para ellos.

Memoriza
Conocer el discurso a la perfección genera credibilidad. Leer no solo distraerá a los oyentes, sino que transmitirá la sensación de que no entiendes tu propio mensaje.

Repite el mensaje central
Es importante que al finalizar tu exposición, el mensaje principal persista claro y fuerte en la mente de los oyentes. Las palabras verbalizadas desaparecen en su articulación, por lo tanto, para fijarlo necesitarás reiterarlo al menos tres veces durante la exposición.


Interactúa con tu público
Incluir a la audiencia es una buena estrategia para mantener su atención a lo largo de toda la instancia. Puedes emplear frases como “Es una buena pregunta”, “¿Tú qué opinas?”, “Excelente aporte”, para demostrar que te interesan sus participaciones. 

 

Fuente: Universia

Post a Comment